Rusia dispuesta a volver a las negociaciones si Ucrania depone las armas

Démos todos juntos la oportunidad al pueblo ucraniano de definir su destino

Moscú, 25 feb (EFE).- El ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, se negó hoy a reconocer al Gobierno ucraniano como democrático al defender la operación militar iniciada la víspera por Moscú en Ucrania

No vemos la posibilidad de reconocer como democrático un Gobierno que oprime y utiliza métodos genocidas contra su propio pueblo», afirmó en rueda de prensa junto al viceministro de Exteriores de la autoproclamada república popular de Donetsk, Serguéi Peresada

El jefe de la diplomacia rusa señaló que los resultados de la operación militar rusa «dependerán de las circunstancias», pero insistió en que Rusia «está interesada en que el pueblo ucraniano sea independiente, en que tenga un Gobierno que represente su diversidad y que no esté bajo un control extranjero total».

«Nadie tiene la intención de ocupar Ucrania», afirmó, al reiterar la posición expresada la víspera por el presidente ruso, Vladímir Putin, y añadió que «el objetivo de la operación fue declarado abiertamente: la desmilitarización y la desnazificación

Nadie tiene la intención de ocupar Ucrania», afirmó, al reiterar la posición expresada la víspera por el presidente ruso, Vladímir Putin, y añadió que «el objetivo de la operación fue declarado abiertamente: la desmilitarización y la desnazificación».

Lavrov afirmó que Rusia está «lista para el diálogo» en cuanto «las Fuerzas Armadas de Ucrania respondan al llamado de nuestro presidente, dejen de resistirse y depongan las armas».

«Nadie tiene la intención de atacarles, nadie va a oprimirles, que retornen con sus familias. Démos todos juntos la oportunidad al pueblo ucraniano de definir su destino», indicó.

Según el ministro, el diálogo será posible «tras la restauración del orden democrático en Ucrania».

«Nos sobran las negociaciones. Pero cuando éstas se suplantan con sabotajes, y cuando acusan paralelamente a Rusia de que resulta que debe cumplir los acuerdos de Minsk… se trata de una desvergüenza, un rasgo conocido de

algunos colegas occidentales», denunció.

Lavrov lamentó que en estos momentos la comunidad internacional «niegue a coro que en Ucrania se observan síntomas evidentes de un genocidio» y anunció que Rusia prepara una exposición con pruebas de esto para la próxima sesión del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas que se celebrará la próxima semana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.